Tele cena de Navidad

Hemos ido a la contra en 2020. Cuando bajaba la actividad, nos subía a nosotros; cuando todo el mundo estaba en casa, a la calle… Cuando no habrá cenas, hemos hecho una Telecena de Navidad por Google Meets.

Optar por una cesta de navidad que compras por internet o en una gran superficie es sacar dinero del pueblo. Una mala opción. Y no hacer cena es ceder a las circunstancias. No va la derrota con los de la limpieza.

Con lo que tenemos hay que apañarse. Restricciones y distancias pero también personal dispuesto a hacer las cosas de manera diferente y en grupo. Contamos también con dos locales de hostelería de Laredo, uno de Santander y otro de Segovia que nos lo ponen en bandeja. Gente hábil, abiertos a propuestas diferentes. 

Un par de horas juntos (últimamente nos vemos poco en el trabajo) a pesar de alguna caída de conexión que otra. Estaba claro que necesitábamos un rato solo para nosotros, para reirnos y disfrutar de los compañeros.

Al día siguiente, al ir a pagar la cena en los locales de Laredo, el comentario era el mismo: “La hemos hecho con mucho cariño y nos ha subido la moral”. Llevan semanas con el ánimo tocado y haber hecho algo diferente y en grupo les ha supuesto un chute de energía.

A nosotros nos ha pasado lo mismo. De dar por perdido el encuentro a llevarlo a cabo supone terminar el año con más fuerza.

El remate ha sido que El Diario Montañés se ha hecho echo de la aventura. Aún quedan tres semanas para que las empresas se estiren y organicen cenas virtuales. El único requisito es el ojo pintado (si corresponde), zapatos y buena actitud.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.