Para limpiar no vale cualquiera

Creemos que para  limpiar vale cualquiera y nada más lejos de la realidad. Cada día más, los clientes exigen profesionalidad y soluciones. Una persona sin formación, no llega al nivel de eficiencia que requiere quien contrata. Ocurre algo parecido con los camareros pero en ese sector nos damos cuenta más fácilmente de la falta de profesionalidad.
El profesional de la limpieza sabe hacer su trabajo, tiene los materiales adecuados, conoce los riesgos a los que puede exponerse y cuida el medioambiente. Esto se traduce de inmediato en reducción de costes económicos y tiempo, lo que repercute en la factura.
Se trabaja con productos tóxicos, en altura, tratando superficies delicadas, utilizando vapor, etc. En ocasiones, los trabajadores tienen llaves de locales, se mueven entre información confidencial  u objetos de gran valor. Muchas variables que han de estar perfectamente controladas para que el resultado sea el que el cliente necesita.

Es verdad que cualquiera se pone a limpiar pero el resultado puede ser desastroso. Si usted está pensando en contratar una limpieza, piense en qué manos deja su casa o negocio. Si le van a realizar un buen trabajo, si abaratar precio le merece la pena o si asume los riesgos de tener personal sin asegurar.

Limpiar fábrica

Deja un comentario